Cashper
Cantidad a elegir
€   100

Duración del crédito

Cantidad solicitada 100 Honorarios 0,58
Importe a devolver
Fecha de vencimiento 01-01-0000 T.A.E. 15%
Ejemplo T.A.E.

Créditos P2P y los minicréditos

Dinero en mano

El fulgurante avance de los préstamos de dinero como los créditos P2P y los minicréditos es significativo de un cambio en el paradigma del tradicional circuito crediticio en el que las tecnologías de comunicación han supuesto un soplo de aire fresco para el asfixiado ámbito de la financiación a particulares.

De la mano de mercado colaborativo y de las facilidades que permite la web 2.0 llegó hace unos años al mundo del crédito los préstamos entre particulares (también llamados P2P, es decir “peer to peer”), que se erigen como alternativa a los créditos de la banca tradicional y que abarcan importes desde los 300 a los 100.000 euros.

En el blog Economía Anticrisis, Antonio Saez nos aporta algunas claves para entender este fenómeno y que emplearemos para clarificar el escenario. Así, divide los préstamos P2P en tres grupos atendiendo al objetivo perseguido por el prestamista, llamado inversor en este tipo de redes:

  1. Plataformas de inversores que aportan sus fondos sin esperar contraprestaciones. Ofrecen ayuda de manera desinteresada.
  2. Plataformas de inversores que manejan tipos de interés parecidos a los de la banca y se convierte en un negocio con rentabilidad.
  3. Plataformas de inversiones en las que, a cambio del dinero, esperan acciones de las compañías financiadas o cualquier otro tipo de recompensa que pacten.

En este caso, es el segundo grupo el que más nos interesa, ya que es el que afecta más directamente al mercado crediticio de particulares, mientras que los primeros se acercan al mecenazgo del crowdfunding y los terceros a la inversión en activos a mayor escala.

Banca, entidades financieras y préstamos entre particulares.

Cuando un particular busca financiación de manera rápida y directa mediante un crédito son tres las principales vías que encuentra: la banca tradicional, las entidades financieras de préstamos y las plataformas de préstamos entre particulares; y suele emplear un criterio de confianza a la hora de abordar esta necesidad, ya que muchos ciudadanos siguen apostando por su oficina bancaria de toda la vida para solicitar un préstamo, pero las draconianas condiciones que impone la banca en el acceso al crédito lleva a muchas a buscar otras vías de financiación alternativas al verse excluidas del circuito habitual.

Es en este punto cuando aparecen las entidades financieras de préstamos rápidos como Cofidis o City Bank, o a las empresas de minicréditos como Cashper.es o Sucredito.es. La diferencia entre ambos tipos de producto crediticio es la cuantía de los préstamos, la velocidad de la tramitación y los requerimientos. Para más información puedes consultar estos enlaces:

/prestamos-rapidos-online/

/creditos-faciles-de-conseguir/

/devolucion-del-miniprestamo/

Con respecto a los préstamos entre particulares si bien se acercan a los minipréstamos en algunas de sus características, también son relevantes algunas de sus diferencias. Así, las plataformas que gestionan este tipo de producto como Comunitae o Lendico, se alejan del minicrédito (cuyo importe no suele exceder los 500-600 euros) y entran en el ámbito de los préstamos de mayor cuantía desde los 6000 a los 25.000€. El funcionamiento es bastante sencillo ya que se limitan a poner en contacto mediante su plataforma a prestatarios con inversores, los primeros se inscriben como demandantes con determinadas características lo cual les asigna una valoración crediticia en función de estar registrados en ASNEF y su solvencia, que posteriormente, los inversores valoran como adecuada para concederles el préstamo. En caso de retrasos en los pagos, al igual que otras empresas financieras, estas plataformas inician los trámites necesarios para recobrar la deuda, como intereses de demora y en el caso de declarar fallido el préstamo e iniciar procedimientos monitorios.

Como se puede comprobar, el funcionamiento de estas plataformas de préstamos entre particulares es bastante claro y acorde las reglas del juego en este tipo de producto. El riesgo para los inversores es el mismo que corren las empresas financieras de préstamos, los casos de impago y la pérdida de la inversión. En el caso de los prestatarios el principal problema es que los requerimientos para entrar a formar parte de la red son más elevados que en el caso de otras entidades, (de hecho Comuinitae afirma en su página web que sólo admiten al 10% de los solicitantes) y que, además de los intereses generados al prestamista debe abonar unas comisiones de apertura, aunque todo estos gastos están fijados de antemano y no existe la letra pequeña.

Que los préstamos entre particulares se han convertido en una fórmula de financiación más dentro de la oferta crediticia de préstamos online es una realidad. La evolución del mercado, de las tecnologías en usabilidad de las plataformas y las regulaciones gubernamentales dirán si finalmente se asientan como una vía definitiva para que los particulares consigan financiación.

¡Comparte este contenido!

Botón Facebook Botón Twitter Google+
Volver al índice


Valoración 9/10 calculo de 1402 opioniones a Ekomi