Cashper
Cantidad a elegir
€   100

Duración del crédito

Cantidad solicitada 100 Honorarios 0,58
Importe a devolver
Fecha de vencimiento 01-01-0000 T.A.E. 15%
Ejemplo T.A.E.

Micro créditos para mujeres

mujer trabajando con ordenador

Los microcréditos, como producto financiero, nacieron en los países en vías de desarrollo en los años 70 como fórmula de financiación para implantar proyectos lucrativos y sostenibles que mejorarán la economía de estas regiones. Posteriormente, estos mismos préstamos de dinero rápido y sencillos de tramitar llegaron a España para dar acceso al crédito a personas en riesgo de exclusión social gracias a sus bajos requerimientos y avales.

Entre los colectivos que más necesitan este tipo de financiación se encuentra el de las mujeres desempleadas, que cuentan con distintas ayudas y subvenciones para desarrollar proyectos empresariales de autoempleo.

En este artículo hablamos sobre la historia y realidad de los créditos personales para mujeres.

La historia de los microcréditos para mujeres

La historia de los microcréditos nació en Bangladés, donde en 1974 Muhammad Yunus, implantó un sistema de prestación de pequeños créditos a personas desfavorecidas a los que los bancos tradicionales no estaban interesados en cubrir dado el alto riesgo de no conseguir la devolución del dinero prestado. La evolución de este proyecto llevó a Yunus a fundar en 1976 el Banco Grameen, que ha distribuido más de 3000 millones de dólares en préstamos a 2,4 millones de prestatarios. Para asegurar la devolución del importe el banco usa un sistema de “grupos de solidaridad”, pequeños conjuntos de personas que actúan de manera solidaria en la solicitud y devolución de los préstamos.

La evolución de este modelo involucró a las ONG en conjunción con bancos locales en la década de los 80 y, a los bancos internacionales en la década de los 90 cuando lo valoraran como un negocio rentable y comenzaron a desarrollar mecanismos que les permitirán gestionar productos financieros en este mercado.

El origen filantrópico del microcrédito se dirigió, principalmente, a las mujeres de Bangladés, ya que casi el 95 por ciento de los préstamos del Banco Grameen se han otorgado a ellas, que sufren de manera más pronunciada la pobreza y exclusión, y cuyo papel tradicional en la familia las coloca en una posición idónea para revertir las ganancias en beneficio del colectivo.

Este afán por acercar el emprendimiento al colectivo femenino ha llevado en la actualidad a que diferentes organismos acometan proyectos de ayuda económica para las mujeres tanto en países en vías de desarrollo, como en el primer mundo.

Los microcréditos para mujeres en la actualidad

En España, solo el 36 por ciento de los nuevos emprendimientos empresariales son llevados a cabo por mujeres. Su perfil, según del Global Entrepreneurship Monitor (GEM) constata que tendría entre 25 y 34 años de edad, con un nivel de estudios universitarios y con una inversión inicial de 1.200 a 1.800 euros. Suele iniciarse en el autoempleo tras estar en situación de desempleo y está vinculada, principalmente, al ámbito urbano y, en un 77%, al sector servicios.

Existen diferentes fórmulas de ayuda y programas cuyo objetivo es facilitar a las mujeres que quieran montar un negocio desde asesoría jurídica hasta planes de financiación adaptados a sus necesidades. El Instituto de la Mujer, a través de varias plataformas, desarrolla proyectos para fomentar el autoempleo y los proyectos empresariales. Uno de los más importantes ha sido el Programa de Microcréditos para Mujeres Emprendedoras y Empresarias, que se articula a través de la Dirección General para la Igualdad en el Empleo y contra la Discriminación. Este ha sido un programa (que en la actualidad está renovándose) que ofrecía unas condiciones muy ventajosas para aquellas mujeres que quisiesen emprender un nuevo negocio, con las siguientes condiciones:

  • Importe de hasta 25.000 €.
  • Plazo de amortización de 5 años más 6 meses de carencia optativos.
  • Tipo de interés: máximo 6% fijo.
  • Ningún tipo de comisión ni avales.
  • Financiación máxima del 95% del coste total del proyecto.

Además de esta línea de financiación, actualmente hay distintas ayudas y subvenciones desarrolladas por las Comunidades Autónomas dedicadas al fomento del autoempleo para mujeres desempleadas. Dada la actual coyuntura económica y los sucesivos planes de estímulo, es esencial visitar periódicamente las páginas webs de estas instituciones para estar al día de los plazos de solicitud de las ayudas.

¡Comparte este contenido!

Botón Facebook Botón Twitter Google+
Volver al índice


Valoración 9/10 calculo de 1402 opioniones a Ekomi