Cashper
Cantidad a elegir
€   100

Duración del crédito

Cantidad solicitada 100 Honorarios 0,58
Importe a devolver
Fecha de vencimiento 01-01-0000 T.A.E. 15%
Ejemplo T.A.E.

Rebajas de enero

Mujer joven con bolsas de la compra

Momento esperado por muchos, temido por algunos: ¡las rebajas de enero! Carreras, prisas, colas, montones de ropa sin etiquetar, bufidos y, sobre todo, una oportunidad de renovar el fondo de armario sin dejarnos los pocos ahorros que han quedado tras las fiestas navideñas. Comprar en temporada de rebajas no es un deporte de riesgo ni una ciencia inefable, siguiendo una serie de consejos, lograremos comprar justo lo que necesitamos sin morir en el intento.

Ocho consejos para sacarle partido a tus rebajas

  1. La lista y el presupuesto. Partimos de la premisa de que pocas personas disfrutan de las aglomeraciones y colas que inundan como una plaga bíblica los centros comerciales en temporada de rebajas. Para evitar verse atrapado en la sección de complementos sin más escapatoria que clamar a una fuerza sobrenatural, remitimos a la recurrente recomendación de planificar nuestro recorrido consumista con las bazas de un presupuesto y una lista fijados de antemano. Priorizando las compras conseguiremos ahorrar tiempo y dinero, sin añadir artículos que no necesitamos e invertir un tiempo que no tenemos.
  2. Tu objetivo no es llenar el carro. Por mucho que nos satisfaga comprobar cómo por veinte eurillos de nada tenemos el carro hasta arriba de camisetas y pantaloncitos, esta no es una buena práctica de compra. Debemos centrarnos en adquirir prendas útiles, funcionales y que no sean de tendencia; cuando arrinconamos decenas de prendas en el fondo del armario le estamos haciendo un pequeño roto a nuestra economía. En este sentido, analizar el uso que hacemos de nuestra ropa nos ayudará a planificar los descartes y sacarle jugo a las rebajas.
  3. Elige el mejor momento para ir. La ampliación del horario comercial en temporada de rebajas permite ir a casi cualquier hora antes de las 21 horas. Por ello, si tu horario te lo permite, evita los fines de semana para esquivar las mayores aglomeraciones y comprar con más tranquilidad, ya que el estrés que provocan los momentos de mayor afluencia acelera nuestra forma de consumir y la hace menos reflexiva.
  4. Mejor solo que mal acompañado. Otro posible motivo de estrés viene provocado por la compañía. El acto de ir a una tienda en plenas rebajas de enero con toda la corte familiar es muy mala idea, obligarlos a todos a responder al clásico ¿qué tal me queda? y emplearlos como percheros andantes provocará más de una trifulca doméstica. Evita llegar a esto: ve solo o con la compañía adecuada.
  5. La solución: las rebajas online. Si tenemos pánico a vernos engullidos por una multitud “demofobia” o, simplemente, no nos apetece dedicarle todo el fin de semana a las rebajas, una excelente opción la constituyen las compras online, que están completamente asentadas en el mundo comercial y poco a poco van cambiado nuestra perspectiva como consumidores gracias a las ventajas de comprar por internet. Podemos acceder desde la comodidad del hogar a una numerosa oferta de tiendas de ropa digitales de contrastada confianza que ofrecen descuentos y promociones de reconocidas marcas.
  6. Comodidad en el transporte y conciencia ecológica. Si hay una imagen a la que asociamos las rebajas es la del comprador sonriente cargado de bolsas. Pero esto también puede cambiar y hacer más cómodo nuestro periplo por los centros comercias, gracias a las bolsas ecológicas, en las que podremos meter todas nuestras compras sin acarrear las decenas de bolsas de cada tienda.
  7. No renuncies a tus derechos y revisa las prendas. Recuerda que algunas tiendas aprovechan las rebajas para deshacerse de las prendas con defectos, no caigas en la trampa. Revisa siempre la compra antes de pagarla y ejerce el derecho a su devolución en caso de que esté defectuosa. Los artículos rebajados no deben diferenciarse en nada a antes de estar rebajados. Además, tienen que mostrar el porcentaje de la rebaja, con el precio anterior y el rebajado. Para todo esto es esencial conservar el ticket de compra.
  8. No desesperar en el intento. Tenemos que tener presente que, al igual que nosotros, hay muchas personas que esperan estas fechas para hacer sus compras. Por esta razón, no cabe la posibilidad de perder los nervios ante las colas en los probadores, la tardanza en los cajeros o las aglomeraciones en los pasillos. Solo queda tomar aire y armarse de paciencia: el objetivo es que todos podamos disfrutar de nuestras compras en las rebajas.
¡Comparte este contenido!

Botón Facebook Botón Twitter Google+
Volver al índice


Valoración 9/10 calculo de 1402 opioniones a Ekomi