Cashper
Cantidad a elegir
€   100

Duración del crédito

Cantidad solicitada 100 Honorarios 0,58
Importe a devolver
Fecha de vencimiento 01-01-0000 T.A.E. 15%
Ejemplo T.A.E.

Amortización del préstamo

Uno de los conceptos de los que más se habla en economía, y sobre todo en ámbito bancario o de crédito es la amortización del préstamo. Este concepto es esencial y de gran importancia en entorno financiero pero no todo el mundo sabe lo que significa y para qué sirve.

empresario con documentos

¿Qué es una amortización?

Depende de con qué se use. Es decir, es algo poco habitual, pero tiene un significado opuesto dependiendo del contexto y del objeto o producto en el que se utilice el término “amortización”.

De manera muy concisa y general, la amortización es la recuperación del dinero invertido en alguna transacción financiera, ya sea una compra, la inyección de capital en una empresa, una deuda… A continuación pasamos a explicar algunos de los distintos significados que tiene el término:

  • En primer lugar, aunque es menos habitual y se utiliza más en entornos de contabilidad, podemos vincular la amortización con los activos. Es el caso por ejemplo, de la compra de objetos (mobiliario de oficina, material duradero, etc.) u otros bienes duraderos que en estos casos, sufren la depreciación de su valor por el paso del tiempo. Se justifica de forma contable dividiendo el gasto en varios años para darles el valor que tienen dentro de la empresa y que el resultado final de la cuenta de resultados no sea ficticio.
  • Por otro lado, existe la amortización de los pasivos como préstamos, hipotecas, etc. Conseguir la amortización de un préstamo, no es más que efectuar el reembolso, es decir, cumplir con el total o parte de esa deuda. De igual forma ocurre con hipotecas, y otros pasivos, donde amortizar es reintegrar el importe del capital del producto financiero que corresponda. En definitiva, amortizar es cancelar parte del capital de la deuda.

Amortizar un préstamo

En nuestro caso, la definición que nos interesa es la última, es decir, entender la amortización del préstamo como la cancelación de parte del capital de una deuda. Estas amortizaciones tienen sentido sobre todo en préstamos medianos y grandes a devolver en un largo periodo de tiempo. Por ejemplo, un préstamo de 5.000€ que tenemos que devolver en 5 años. Si amortizamos parte del préstamo (pagamos parte del importe que nos queda por devolver), además estaremos reduciendo los intereses generados de éste préstamo (aunque deberemos abonar, además, una penalización), por lo que el importe final disfrutará de un importante ahorro ya que no nos cobrarán tantos intereses.

Amortizar un préstamo

En nuestro caso, la definición que nos interesa es la última, es decir, entender la amortización del préstamo como la cancelación de parte del capital de una deuda. Estas amortizaciones tienen sentido sobre todo en préstamos medianos y grandes a devolver en un largo periodo de tiempo. Por ejemplo, un préstamo de 5.000€ que tenemos que devolver en 5 años. Si amortizamos parte del préstamo (pagamos parte del importe que nos queda por devolver), estaremos reduciendo los intereses generados por éste préstamo (aunque deberemos abonar, además, una penalización), por lo que al final el solicitante obtendrá un importante ahorro ya que no nos cobrarán tantos intereses.

La amortización en el microcrédito

A diferencia de los créditos de mayor cuantía, en el caso de los minicréditos rapidos de Cashper.es, los intereses no son denominados de la misma forma sino que son llamados “honorarios”.

Esto es debido a que, en este tipo de crédito fácil, al tratarse de operaciones rápidas y a muy corto plazo, los valores pueden inducir a error a los clientes. Las cifras del T.A.E. en este tipo de productos son irreales y por ello se tratan los honorarios como un concepto que tiene relación con la tramitación y no con el tiempo. De este modo, en los minipréstamos no es posible realizar la amortización para ahorrar costes, ya que los gastos de gestión del crédito ya habrán sido cobrados. Por otro lado, aunque sí es posible la devolución anticipada, no es posible la reducción del importe, pero sí la habilitación de la solicitud de un nuevo préstamo. Es decir, si tu préstamo vence el día 15, pero lo reintegras el día 4, ese mismo día estarás autorizado para solicitar un nuevo préstamo.

En definitiva, la amortización del préstamo ha de ser valorada por el usuario en cada caso, ya que éstos son diferentes dependiendo del producto financiero del que dispongamos.


¡Comparte este contenido!

¡Comparte este contenido!

Botón Facebook Botón Twitter Google+
Volver al índice


Valoración 9/10 calculo de 1402 opioniones a Ekomi